Puede ser difícil de creer que saltar en trampolines es ejercicio de verdad, pero créenos, es difícil encontrar otra actividad cardiovascular que sea mejor que saltar en trampolines. En realidad un estudio reciente que hizo la NASA descubrió que sólo 10 minutos de saltar en un trampolín, es más efectivo que 33 minutos de correr. No sabemos que opinas, pero nosotros preferimos la opción de los trampolines que correr. Este tipo de ejercicio cardiovascular es increíble para tu corazón, resistencia y aumenta la presión sanguínea que ayuda a remover toxinas.
No solo estarás quemando calorías de una forma eficiente (lo cual siempre es una ventaja), también estarás construyendo músculos fuertes y alineados. Eso te convertirá en un contrincante sumamente intimidador en tu siguiente juego de dodgeball. Cuando estas saltando en un trampolín, realizas un esfuerzo inevitable de utilizar tus músculos con movimientos continuos y mantener un balance. Estos músculos te ayudarán a desarrollar y fortalecer tu espalda, estómago y torso. Además, tu balance en general mejorará notablemente, así como la coordinación entre tus brazos, piernas y torso. Los beneficios para tu salud en general de saltar en trampolín no se detienen allí, tampoco. Enfrentémoslo, haciendo ejercicio y quemando calorías en un trampolín probablemente no sea la primer razón que pensaste para venir a Flying Squirrel, correcto?
Tú querías venir porque es diversión. Tu cuerpo lo reconoce también! Si eso no fuera suficiente, en realidad, se ha descubierto que la acción de saltar ayuda a combatir la depresión, debido a las endorfinas naturales del cerebro. Es excelente para casi cualquier edad, por el bajo impacto en las articulaciones, crea menor estrés en tus rodillas y pies que la forma tradicional de correr, además puede mejorar tu calidad de descanso al dormir, para concentrarte y combatir la fatiga.

Corazon:

Una investigación realizada por la NASA descubrió que 10 minutos de saltar en un trampolín es un mejor ejercicio cardiovascular que 33 minutos corriendo. El informe decía “para niveles similares del ritmo del corazón y el oxígeno consumido, la magnitud del estímulo biomecánico es mejor saltando en un trampolín que corriendo.” Al saltar en un trampolín también se estimula el flujo en una forma que ayuda a sacar las toxinas y desperdicios del cuerpo.

Musculos:

Tonificación de músculos y tu flexibilidad son mejoradas, así como la reducción del porcentaje de tu grasa corporal con los trampolines. El uso regular del trampolín puede también ayudar a mejorar la postura y la salud general muscular, John Beer, entrenador Olímpico del equipo Británico de trampolín, dijo: “la estabilidad de los músculos del torso está ligada a que encuentres la estabilidad y balance, creando un estómago y espalda baja más tonificados y fuertes.” También coincide con las investigaciones de la NASA de usar trampolines ayuda a mejorar la fuerza general del cuerpo.

Salud:

Al saltar en un trampolín regularmente ayudas a aumentar el ritmo de tu metabolismo corporal y su habilidad para quemar calorías de forma más eficiente. Como resultado del incremento de la fuerza G cuando te ejercitas en un trampolín, tus células se vuelven más fuertes y este tipo de ejercicio te ayuda a incrementar la actividad de las células inmunes a mantener las defensas naturales del cuerpo altas y reducir el riesgo de enfermarte.

Equilibrio:

Saltar en un trampolín aumenta el estado de alerta de tu cuerpo y el sentido de balance y coordinación. Aprendes a controlar la coordinación de tus brazos y piernas mientras saltas y a ajustar la posición de tu cuerpo de acuerdo a esto. La coordinación mejorada y finas habilidades motoras pueden ayudar para otros deportes que requiera bastante uso de coordinación en general.

Estrés:

El uso de trampolines puede ayudar a reducir el riesgo de problemas en los huesos como enfermedades relacionadas con huegos quebradizos o frágiles, fracturas y osteoporosis. Al tener el sistema muscular bajo estrés constante mientras saltas, permites que tus huesos se fortalezcan para combatir con la presión del rebote. La condición mineral de los huesos es también mejorada al mismo tiempo. Las almohadillas de los trampolines absorben la mayor parte del impacto, para que tus huesos y articulaciones se protejan mientras te ejercitas.

Depresión:

Utilizar los trampolines puede ayudar a combatir la depresión, ansiedad y estrés creados por el aumento de endorfinas liberadas por el cerebro. Con sesiones regulares de saltos, puedes lograr relajarte, mejorar los patrones del sueño y darte más energía. Ejercitarte en un trampolín aumenta la circulación del oxígeno en todo tu cuerpo, volviéndote más alerta y mejorando tu salud mental.

This
Website
Designed by

 

SEO
Websites
Mobile Apps